CANON EOS-1D X MARK III: LA [R]EVOLUCIÓN

Cuando no parecía posible que se pudiera superar la calidad y las prestaciones de la EOS 1D X Mark II, Canon ha obrado el milagro, una vez más.

Como siempre voy a hablaros más de la parte creativa y de las aplicaciones prácticas que de la técnica, porque encontraréis muchos blogs, reseñas, análisis, etc. donde encontrareis explicaciones precisas a todas las inquietudes sobre las especificaciones técnicas.

Tengo la gran fortuna de ser embajadora de Canon EMEA (Europa, Oriente Medio y África) en la especialidad de fotografía de naturaleza. Pero además, Canon ha confiado en mí para la grabación del vídeo promocional de esta nueva cámara, junto con el fotógrafo de surf Ben Thouard. El en Tahití con grandes olas, y yo en el desierto del Kalahari en Sudáfrica.

Cuando me confirmaron que sería yo quien viajara a Sudáfrica el pasado noviembre para esta filmación, me sentí el ser más afortunado del planeta y como dicen los angloparlantes, on top of the moon. Minutos más tarde bajé a la tierra y entonces comenzó otro tipo de sensación: el deshasosiego. Tengo que hacer fotos espectaculares en cuatro días con una cámara nueva en un desierto.

La adrenalina de la felicidad junto con la presión autoimpuesta, me llenaron de una energía que jamás había sentido y que me ayudó a resistir con una alegría e intensidad inusitada los días de grabación de 20 horas. Habitualmente si no duermo ocho horas me convierto en un grizzli bear, y sin embargo allí cuatro horas me proporcionaban dicha y descanso.

Cuando recibí la cámara, y mientras abría la caja, me vinieron a la memoria las mañanas de reyes cuando desenvolvía los regalos junto al árbol. La niña de entonces permanece indemne, y la ilusión por aquellos juguetes intacta.

Mi nuevo juguete era un recipiente donde se habían vertido años de investigación y la última tecnología de vanguardia para fotografiar sin límites. En otras palabras: una cámara que ofrece una calidad de imagen inigualable, velocidad extraordinaria, el mejor rendimiento en condiciones adversas…

Pero hay dos mejoras qua a mí me parecen absolutamente increíbles: una es el rango dinámico, cuando las condiciones de luz son de alto contraste entre altas luces y sombras, y tu sujeto se encuentra posicionado en el peor lugar. Recordemos que yo fotografío fauna donde los animales por más que yo trato de comunicarme con ellos, hacen lo que les parece a cada momento. Escenas donde nuestro sujeto está en la sombra, y el fondo está a pleno sol, son resueltas con maestría con la gran capacidad de captar detalles y matices tanto en las sombras como en las altas luces en el mismo momento. No habrá más negros empastados, ni blancos quemados, a nos ser que lo forcemos para obtener un resultado diferente como una silueta o un contraluz.

La otra novedad que más me atrae es peligrosa por lo adictiva. Una vez que la usas, ya nada es como antes. Es el Smart controller: controlador inteligente. El innovador sistema AF, un botón que desarrolla una de las antiguas funciones del joystick, pero de una manera asombrosa. Con apenas un mínimo movimiento del pulgar sobre el botón, el punto de enfoque se desplaza donde necesites entre los 191 puntos de enfoque distribuidos por la pantalla. Puedes mover el enfoque de una esquina a otra del visor en milisegundos. Estos puntos de enfoque se pueden usar de forma independiente, es decir individualmente, o en grupos. Pero no sólo es eso, sino que además con una ligera presión sobre ese botón tendrás enfocada la escena.

En fotografía de fauna, y por supuesto en deporte, la velocidad de disparo, es crucial.
No sólo la velocidad que consigue la cámara en cuanto a fotogramas por segundo, sino la velocidad en la que podemos componer la escena, hacer el seguimiento y tenerlo todo enfocado y bajo control. Los 20 fps en modo live view, junto con un enfoque preciso en una misma acción la convierten en la cámara más rápida del planeta. 16 fps con el visor óptico es un milagro de la ingeniería mecánica y de la experiencia de Canon, que ofrece la acción en tiempo real, haciendo posible disparar antes que con cualquier visor electrónico actual.

Pero es que aún hay más. El seguimiento de enfoque es como de ciencia ficción. Se ha realizado un aprendizaje previo para poder identificar caras y ojos para hacer un seguimiento facial incluso llevando casco o gafas. Para la fotografía de deporte es una verdadera revolución.

El búfer te permite disparar sin límites en momentos donde antes seleccionabas el disparo continuo, evaluando la acción cuidadosamente, porque si se alargaba en el tiempo, el algún momento la ráfaga podría detenerse mientras se procesaban las imágenes; ahora no. ¿Te maginas un minuto disparando constantemente a la endiablada velocidad de 16 imágenes por cada segundo? Eso es lo que podrías hacer con esta cámara: 1000 fotografías a una velocidad de disparo de 16 fotogramas por segundo sin descanso.

Si el ISO de la Mark II me causó un impacto brutal, el ISO de la III es un absoluto despliegue de luz cuando más lo necesitas.

Hay más de 100 nuevas características en esta nueva 1DX Mark III, procesadores, sensores, tecnología dual pixel, wifi, 4k full frame, RAW 5,5K.… innovaciones, mejoras… Todas las entretelas técnicas son fascinantes, porque se traducen en imágenes únicas, mejores, más competitivas, más impresionantes…

Cada fotógrafo aplicará la tecnología de esta nueva máquina en su disciplina, y bajo sus propias destrezas. En mi caso, se que voy a poder hacer fotografías en condiciones de luz donde otros no podrán, hacer seguimientos de enfoque donde otras cámaras perderán el foco del sujeto, obtendré imágenes con increíbles detalles en condiciones de luz extremas donde otros perderán nitidez y matices, podré componer y empezar a disparar antes que con cualquier otra cámara, la calidad de los raws se traduce en un mejor procesado de las imágenes, y con un sencillo movimiento puedo obtener video de la mejor calidad en la misma cámara.

La tecnología está al servicio de la creatividad, siendo un instrumento para que el fotógrafo capte con la mejor herramienta posible su trabajo.

Nosotros ponemos de nuestra parte la pasión, los viajes, la espera, la dedicación, la planificación, el empeño, el aprendizaje, la inspiración… después de toda esta inversión emocional de tiempo y de esfuerzo, nos merecemos lo mejor para llevar a cabo nuestro trabajo. ¿No creéis?

Live for the story – Love for the story